Para aquellos que decidieron caminar sin rumbo fijo y aterrizaron en un lugar como éste. Aquí tenéis vuestro sitio.

viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Por qué decimos?

Hacerse el sueco
 
Si alguna vez tu madre te ha pedido que alguna tarea de la casa y tú has fingido que no la oías con la esperanza de librarte del trabajo, entonces sabes lo que es "hacerse el sueco". Esta expresión alude precisamente al que se hace el tonto o simula no entender algo para conseguir algún fin, una estrategia que todos hemos usado en algún momento.
 
La explicación más lógica  del origen de este dicho es la que señala que los visitantes de Suecia que venían a España eran incapaces de comprender la lengua castellana y, por tanto, se desentendían de cualquier asunto que no les afectara directamente. Otros eruditos, en cambio, han sugerido que la expresión deriva de la palabra latina "soccus", que significa en su origen “tronco de madera” (de hecho, es un posible origen de la palabra "zueco") de donde se podría interpretar que una persona que se hace el sueco permanece inalterable como un tronco ante los problemas o asuntos que se les plantea.
 
 
 
 

domingo, 18 de septiembre de 2016

lunes, 12 de septiembre de 2016

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Números triangulares y números cuadrados

 
 
 
 ¡Añadimos más números a nuestra colección de números singulares! Los números triangulares son los que se obtienen sumando números consecutivos a partir de 1. "6" es un número triangular, porque se puede conseguir como 1+2+3. El siguiente número triangular sería, por tanto, 10 (1+2+3+4). Se les llama triangulares porque se pueden representar como triángulos que tienen un elemento en su vértice, dos en el siguiente piso, tres en el tercero, etc.
 
Los números cuadrados, también llamados cuadrados perfectos cuando tienen un subidón de autoestima, se llaman así porque se pueden conseguir elevando al cuadrado otro número. O, lo que es lo mismo, ese número de elementos pueden situarse formando un cuadrado. "4" es un número cuadrado, porque es igual a dos elevado a dos, y podemos situar cuatro elementos en un cuadrado de dos de lado.
 
Pero si creías que los números cuadrados no dan más de sí y que todo eso ya lo sabías, hay más. Los números cuadrados están emparentados con los triangulares por algo más que por su geométrico nombre. Resulta que todos los cuadrados perfectos pueden obtenerse a partir de la suma de números impares consecutivos. ¿No te lo crees? 4 = 1+3. 9 = 1+3+5. Prueba todos los que quieras y verás que es verdad ¡Qué cosas!
 
 
 
 
 
 
 

sábado, 3 de septiembre de 2016