Para aquellos que decidieron caminar sin rumbo fijo y aterrizaron en un lugar como éste. Aquí tenéis vuestro sitio.

martes, 14 de noviembre de 2017

¿Por qué decimos?


Empleamos la expresión “hacer algo a posta” para indicar que algo se hace a propósito o expresamente para cierto fin. Por ejemplo: "Seguro que tu hermana te ha dejado a posta las llaves a la vista para que te acuerdes de cogerlas". ¿Te has parado a pensar alguna vez de dónde viene este dicho? (que, por cierto, se escribe separado, y no tiene nada que ver con apostar).

La palabra "posta" deriva del italiano, y ésta a su vez del latín, cuyo significado es "posada".
Antiguamente, en las posadas que estaban a lo largo de los caminos, había caballerías preparadas para el repuesto de carros y tiros y también para que los empleados de un primitivo sistema de correos tuvieran caballos de refresco y así continuar su camino hasta llegar al destinatario sin tener que esperar a que sus propios caballos repusieran fuerzas.

Se cree que fueron los persas los primeros que implementaron este tipo de comunicación, pero no como servicio público, si no para uso exclusivo de su gobierno.

Dado que la finalidad general de "ir a la posta" era la del recambio de los caballos, con el tiempo comenzó a entenderse como una acción realizada para ese propósito y con la eliminación del artículo, quedando como "ir a posta" y con el significado conocido, ha llegado a nuestros días.