Para aquellos que decidieron caminar sin rumbo fijo y aterrizaron en un lugar como éste. Aquí tenéis vuestro sitio.

sábado, 13 de julio de 2019

Por qué es bueno viajar

Algunos consideraréis la cuestión de perogrullo. ¿A quién le disgusta un viajecito a un país tropical o a un lugar fresquito entre montañas alpinas? Pero queremos ir más allá de esta primera impresión. Se le puede sacar más jugo a un viaje aparte de pasarlo bien. Además, no nos referimos a irse a la otra punta del mundo para pasar quince días dentro de los límites de un complejo hotelero, sino a conocer de verdad otro país, otra cultura, otra forma de pensar.

Si uno se toma la molestia de sumergirse en el ambiente local y mirar y escuchar con atención, se dará cuenta de que hay muchos aspectos nuevos, distintos, quizás incluso chocantes. Las gentes hacen las cosas de otra manera, y podemos encontrarnos con la sorpresa de que esa otra forma es mejor que aquella a la que estamos acostumbrados. Y entonces uno se pregunta ¿por qué a ellos les funciona, o por qué no lo hacemos también nosotros?

Hace poco hemos vuelto de Escocia, y una de las cosas que más nos ha impresionado, aparte de los verdes paisajes, fue la amabilidad de sus gentes. Más allá de ser simplemente educados, era algo que iba más allá - casi podía usarse la palabra "serviciales" - y, sobre todo, era una sensación generalizada. El contraste con lo que acostumbramos a ver en donde vivimos era patente. Donde aquí mucha gente te gruñe o te empuja en el metro y te mira como si te perdonase la vida, donde los hay que ponen los pies en los asientos del metro, hablan a voces en las calles o ponen sus caprichos por encima del bienestar de otros, allí te encontrabas con saludos tranquilos y corteses y una casi innata predisposición a echar una mano (siempre y cuando uno pague con la misma moneda)

Lo que queremos decir es que muchas veces quieren hacernos creer que las cosas son como son porque no hay otra alternativa, pero es precisamente la perspectiva que da el ver otras culturas lo que desmiente esto. En otros lugares se hacen las cosas de otra manera, y funcionan. ¿Por qué no "copiar" las buenas ideas, si favorecerán a todos? Pero para ello es necesario abrir la mente y estar dispuesto a admitir que hay quien lo hace mejor. Por algo la humildad es una virtud...




lunes, 8 de julio de 2019

Pensatiempos

En el recuadro de abajo había una frase ¡pero las letras se han desordenado! Vuelve a colocarlas en la posición correcta para descubrirla.










sábado, 6 de julio de 2019

¿Te hace un cine?




¿Alguna vez has soñado con tener un amigo especial? ¿Muy muy especial? ¿Y si ese amigo es un robot de más de treinta metros de altura? Pues eso es lo que le sucede a Hogarth, un chaval de Maine que vive con su madre y que, atraído por la caída de algo que parece un meteorito, una noche se adentra en el bosque...

Pero aunque entre el Gigante de Hierro y Hogarth se forma poco a poco una gran amistad, en la que el niño enseña y se convierte en la brújula moral de quien muchos tomarían por una máquina sin alma, los problemas no andan lejos. El Gobierno se interesa por lo que cree que puede ser un invasor hostil de otros planetas, y claro ¿cómo escondes a alguien de semejante tamaño?

"El Gigante de Hierro" es una película antigua según los cánones actuales (que consideran "antiguo" cualquier cosa con más de dos años). Pero quedarse con ese único dato sería perderse una gran película. La manufactura es impecable, y además, como los verdaderos dibujos animados (animación dibujada fotograma a fotograma, sin efectos de ordenador). La historia es maravillosa y engancha desde el principio. Resulta imposible no enamorarse del grandullón de hierro, y el final resulta simplemente conmovedor. Si tenéis ocasión de encontrarla en alguna tienda o biblioteca, no dejéis de verla.





martes, 2 de julio de 2019

Una lectura para el verano




Juan es un niño como cualquier otro... Bueno, como cualquier otro no, porque - agarraos - NO TIENE MÓVIL. Y claro, cuando todos los demás de su clase lo tienen, es inevitable que le señalen como el "rarito". Pero... ¿qué pasará cuando aparezca una invasión de TECNOZOMBIS?

"Juan sin móvil" es una historia casi imprescindible para los tiempos que corren, tanto si eres un chaval como si eres un padre con chavales en torno a los diez años. El autor José Vicente Sarmiento es profesor de Tecnología de Secundaria, y tiene hijos, así que sabe de lo que habla. De hecho, el libro contiene un apéndice con consejos para el uso inteligente del aparatito y orientaciones para los padres que lidian con las peticiones movilescas de sus retoños. Quizás no sea tan necesario que un chico o una chica de nueve años tenga móvil, después de todo... El libro, además, está sensacionalmente ilustrado por José Antonio Bernal ("El Jueves"). ¡No os lo podéis perder!